miércoles, 28 de julio de 2010

Bitácora Mallorquina

Este fin de semana estuve alojado en un hotel de Can Picafort, en Mallorca. En el hall del hotel había un bronce que representaba el culto al toro.

Pero ¿qué puñetas están haciendo realmente? ¿de qué va el juego? ¿quién ha atado a la mujer al lomo del toro?, ¿el mismo toro? ¿un mal amigo? ¿el fulano que ahora intenta dominar la situación cogiendo al toro por los cuernos?, yo qué sé, me creería cualquier cosa, vaya locos.

Por la noche probé un cocktail sin alcohol en el paseo marítimo. El vaso era un mono.

El cabrón está serio. No es el típico mono hilarante, que es lo que cabría esperar en una zona de turismo barato. Es un mono reflexivo y prudente, con hijos a su cargo. Un mono que ha visto morir a otros monos. De la cabeza le brotan fantasías, está lleno de proyectos.

Para terminar esta bitácora mallorquina, el reverso de la carta del famoso Bar Bosch de Palma. Un pintor les hizo este homenaje. Los camareros como ángeles. Pero el camarero no lo lleva nada bien, la cosa se le está yendo de las manos, los clientes están asustados. Viene volando pero te tira las bebidas encima ¿es esto lo que queremos? ¿ángeles que nos manchen la americana de café?, pregunto, ¿es esto lo que andamos buscando? No, yo no quiero esto.

5 comentarios:

Mr.AD dijo...

El mono tiene una expresión de lo más zen en el rostro... es un primate santón. Fijo que las frutas que le asoman desde dentro de la quijotera representan algún tipo de símbolo karmico raro.

Pioneros del siglo XXI dijo...

Buen trabajo. Todo va bien.

perplejo dijo...

¡No! Digamos NO a los camareros que en vez de llegar aterrizan, a los monos que en vez de estar existen, digamos NO a todo lo inoportuno en lo que debieran ser un predecible verano.

Ego dijo...

¿has dicho banda eoner?

Michael dijo...

To end this Mallorca's blog, the reverse of the letter of the famous Bar Bosch de Palma. A painter made this tribute. The waiters like angels. But the waiter does not get you anything right, the thing are getting out of his hands, customers are scared. Comes flying but pulls you over drinks, is this what we want? "Angels we staining the clothes with coffee, I am asking, is this what we're looking for? No, I do not want this.