miércoles, 22 de agosto de 2012

Dos Ultrashows en Donostia

Interrumpo el silencio para anunciar que el 14 y 15 de Septiembre haré dos Ultrashows en el teatro principal de Donostia. Todos los datos y los links están Red Ribbon Music (música de cinta roja)*. Espero que ambos sean una gran fiesta de equívocos y malvasía. Aquí varios fragmentos del anterior show que hice en la ciudad.

Y os dejo este vídeo resumen de la presentación de Ser Madre Hoy en la librería La Central del Raval de Barcelona. El chico que está conmigo es Jan Martí Mifó, de Blackie Books. Agradecedle a Jairo Gausachs la amabilidad por la grabación y edición del vídeo:



*Atención, no quiero polemizar, pero veo en Wordreference que en EEUU la cinta roja es un premio por haber quedado segundo, aunque en Canadá te la dan si eres el primero. Así todo queda en paz. Podré hacer los Ultrashows.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Sígueme Michel. Aquí conmigo.

raquel dijo...

Atope! http://serendipity-fotografia.com/serendipity-fotografia-bodas-valencia/

Miércoles dijo...

Joder, la idea de no ver nunca en directo a miguel noguera, sólo para que te firme un libro y una carta CON UN BOLI, firmar papel satinado con un boli no? ese pobre diablo lo intenta una y otra vez, y mira negando con la cabeza, sí, echando niegue, en todas direcciones, terrible situación.

Nunca te pillo en Madrid, siempre llego tarde, cuando vuelvas pégame un grito "¡¡MARÍA JARA MARTÍN, ES TU DEBER Y LO SABES!!" y puede que al fin vaya, o en su defecto pondré el lavavajillas, por aquello de que es mi deber y lo sé.

Cállome.

Pedro - Manta termica Piscina dijo...

Me podeis explicar de que va este blog?

Caldarium dijo...

Me han hablado muy bien de ti, cuando actuas en madrid?

Miguel Noguera dijo...

No hay fechas en Madrid. Cuando haya algo informo. Saludos

Huesi dijo...

Hola Miguel, soy un desnutrido niño africano, infeliz, castigo por los designios de la vida, que te pide encarecidamente que vengas a hacer un ultrashow a Santiago de Compostela. Sólo eso conseguiría aliviar por un momento mi desdicha, mi castigada y maldita existencia.

Muchas gracias Miguel, no me te robo más tiempo. Sólo quiero que sepas que aunque no vengas te seguiré queriendo igual.

Atentamente, huesi.