sábado, 27 de noviembre de 2010

Abramos el debate: soy un cerdo

Esto se me está yendo de las manos. Y mira que el blog es para mí lo primero, lo más importante, y con lo que más disfruto; pero aún así lo tengo descuidado. Joder, es que ya no sé qué me roba el tiempo para no dedicarme por entero a él. No tengo otra cosa que hacer. Me apasiona actualizar y nada me lo impide. De hecho todo son facilidades, mirad qué bien está internet ahora. Internet está gustándose. Pero soy tan tonto que no actualizo. Además, estoy revisando y tengo un montón de posts terminados, muy pulidos, muriéndose de risa en la parrilla de salida. Con sólo apretar un botón todos reiríamos. Pero no, en vez de eso me paso el día culpándome por no mantener vivo este espacio. No paro de insultarme... cosas como "hijo de puta", o "hijo de puta por no actualizar", o "imbécil", que también lo uso bastante. No me ando con tonterías, a veces incluso cae un "eres imbécil ¿o qué?" con ese gancho final, o "idiota, ¿que coño haces?", sí, a veces suelto un "idiota ¿qué coño haces?", como si me dijera a mí mismo "hey man, are you crazy?". Me monto ese Harlem cerebral para sacudirme. Y escuece, ya lo creo, ¡despierta Miguel! Pero nanai, no actualizo ni para atrás. Bueno, en realidad este monólogo, este frenesí en mitad de la noche, ya es un "actualizar para atrás" ¿no?. Actualizar sobre lo poco que actualizas es un lugar común bien sucio, una cobardía.com, como meter la mierda para adentro. Estás cagando en tu casa y oyes que entran ladrones, apagas la luz del baño con sigilo y retornas el torpedo al depósito. Abortas la descarga lentamente..."hoy no podemos jugar, tenemos visita". ¿O qué? ¿o vosotros soltaríais el material? Ya no es cuestión de que haga o no haga ruido al caer al agua -aunque sería lamentable revelar tu presencia a unos ladrones a través de ese ruido, ese chof apagado tan característico- más bien es un asunto narrativo: no puedes cagar sabiendo que te han entrado a robar, ¿o sí? Abro el debate, ¿por qué no permitirse ese momento de relax antes de que estalle la tormenta? "Una banda del Este acaba de entrar en casa. Oigo cadenas, me espera lo peor. Pero antes, dejad que me alivie pensando en mis cosas... chof... chof...", y después te limpias el culo, ¿por qué no?, te limpias tranquilamente mientras oyes cómo suben por la escalera. Como una madre asume que sus hijos hiperactivos han regresado del colegio y la buscan por la casa para que les prepare la merienda. Ese tono materno tan resignado, ese "ya vaaa" asociado al ruido de la cadena del váter.

9 comentarios:

Orayo dijo...

Brutal

MarcMarcoE dijo...

bien Miguel, muy bien lo de fustigarte. Si vieras que no te funciona puedes pegarte.

Respecto al tema de debate yo siempre cago en bares, así los atracos no me afectan. Y si el apretón me pilla de noche y sin bares cercanos abiertos voy a casa de la vecina, así si roban en mi casa no me joden mientras cago.

he aquí mi aportación.

MarcMarcoE dijo...

Por cierto. Vuelves a salir en la Vanguardia (pag 54 creo).
esta vez en la foto apareces con Sergi Botella. No deberías permitir que mezclen tu nombre con cualquiera.

Harley Fuagrás dijo...

En realidad cagando en el baño es el mejor momento/lugar en el que puede pillarte un atraco. Para evitarte la paliza siempre puedes embadurnarte con tus propias heces y fingir que estás completamente loco. Un loco lloroso y babeante cubierto con mierda, no sé, no creo que ni la peor banda del mundo se atreva a pegarte.

Angel dijo...

GRANDE!!!!!!!

Nadie dijo...

¿Cagas para adentro?

Javi Rumí dijo...

Joder menudo drama ese de la mierda que no cae. Si algún día te entrevistan en La noria y te preguntan "¿qué superpoder te gustaría tener?", contesta: "me gustaría poder succionar mi mierda en situaciones límite". Es un consejo.

DEA dijo...

Una historia verídica:
Durante varios días en el baño en un colegio de monjas aparece escrito en letras de caca lo siguiente: "sor clara es puta"
Sospechan que la autora es una alumna de 10 años. Un día una profesora entró en el baño y la pequeña tuvo que salir a toda prisa.
Ese día no había escrito nada en el espejo pero justo encontraron en un rincón el 'crayón' que iba a usar envuelto en papel higiénico. A la seño le pareció enternecedor ver el pequeño mojón desamparado como si fuera un niño jesús entre algodones.

BurninPercebes dijo...

no se en el este, son como muy diferentes en aspectos referidos a la tradición, pero yo creo que cualquier delincuente demostraría un respeto hacia ese espacio tan personal y placentero, es decir, si tu ves (me pongo en la piel del ladrón, el yo ladrón) que esta cagando no te cuesta nada esperar. sabes que el tío esta indefenso, esta en inferioridad, no tienes tanta prisa como para no dejarlo cagar, además sabes muy bien que es un placer, lo has probado en tus propias carnes. yo cagaría y dejaría cagar- es un poco como el té en Inglaterra.