lunes, 5 de septiembre de 2011

Institut del Teatre, diguim...

Menuda borrachera llevo encima con esto del Blog de Miguel Noguera. El otro día Xavier Daura, ese viejo percebe, me comentaba que ahora solo me veía actualizar para anunciar los Ultrashows y añadir alguna mierda para despistar. Bueno, tiene razón. Estoy malgastando el medio, estoy como ausente. No os preocupéis, ya mejorara.

Ejem (ahora viene la mierda para marear la perdiz), ¿sabíais lo del barril gigante de Heidelberg? Ejem, es este...


Sí, vaya barrilazo, no te lo acabas... ¡Hoy viernes gran Ultrashow en el Teatreneu! Reservad aquí, ¡es más barato! ¡18º Ultrashow, quién lo diría! ¡Bravo! ¡Fiesta! ¡El Ultrashow en la sala grande del Teatreneu! Hay ideas nuevas con respecto a la temporada pasada, yo qué sé..

(por lo visto, el barril ha vivido épocas en las que era más pequeño)

8 comentarios:

VENGA MONJAS dijo...

Ojo, que en realidad me encanta este nuevo uso del blog, eh?

Director Wilkins dijo...

Señor Noguera,

yo soy el tipo que está impreso exactamente al otro lado de su cara en la revista MondoSonoro de este mes. Soy su envés, la parte no visible del bolsillo, una cara de Bélmez en su nuca.

Director Wilkins dijo...

Señor Noguera,

dado que vamos a estar todo el mes separados por apenas unos micrometros de papel -cara contra cara en la revista MondoSonoro- le paso este vídeo, que quizá le provoque alguna sinapsis miriápoda: http://www.youtube.com/watch?v=MLaq2jU4bsc

isak newton dijo...

Con tanto Ultrashow es normal!...no deja de ser una táctica muy Shanti Segura. Propongo a los fieles seguidores verlo en directo en el Teatrene...Mierda!Yo también? Abducción publicitaria!

Ignacio Alonso dijo...

Lo del twitter, lo del twitter sí que es de mear y no echar gota.

Mauro Piccolo dijo...

estoy flipando!
http://www.imdb.com/title/tt1680133/fullcredits#cast

Forjando Texas dijo...

Yo del barril no sé, pero de EL CLIP DEL HEIDELBERGER podría contestar un par de cuestiones.

Eternal Sunshine dijo...

Supongo que es una leyenda y cada uno lo pintaba lo grande que queria, ¿no?