sábado, 29 de noviembre de 2008

TODOS JUNTOS EMPUJANDO ESTE NUEVO BARCO QUE EMPIEZA

El Blog de Miguel Noguera comienza una nueva etapa más distendida.
Atrás quedan esos textos farragosos de pretensiones literarias, esas cacas secas esporádicas, ahora todo será más fluído y me dirigiré a vosotros directamente, como se hace en los blogs. También procuraré incluir imágenes de vez en cuando.
Démosle la bienvenida al Nuevo Blog de Miguel Noguera, ¡adelante, vayamos todos a empujar ese nuevo barco que empieza!
Aunque quizás este nuevo blog se parezca más al anterior que el mismo blog anterior.

La insistencia en empujar un barco que "empieza", en general, nada de zarpar ni "empezar a navegar".

PD Aquellas personas interesadas en recibir un documento que incluya todas las entradas del antiguo blog, sólo tienen que pedirlo a noguera.miguel@gmail.com

6 comentarios:

elopositor dijo...

No me creo nada. Seguro que le han robado la cuenta y han cambiado la contraseña... ahora está en manos de un marinero gay, portada de un anuncio de Gaultier.

stefano vergani dijo...

esto ha cambiado.
como con Obama.
esperamos a ver que pasa

Hongos dijo...

El barco que empieza; llevo unos minutos con la mente colapsada por ese concepto.

la abuela bloguera dijo...

a mi me gustaría leer las entradas del antiguo blog

Ordel dijo...

Ahora me lo pienso leer todo.

El Rubio dijo...

Un tío que dice "¡Voy a leerme el blog de Noguera desde el principio!" y, coño, cuando entra en la carpeta de noviembre del 08 (el tipo usa el término "carpeta") cae en la cuenta de que, para leer las entradas en orden cronológico, debe empezar por la de abajo. Joder, que en su puta mente enferma exista la idea de que, para leerlo todo con mayor exactitud cronológica, deba empezar a leer por los renglones finales de la primera entrada y así sucesivamente.
El tío termina de leerlo todo, dice "Voy a volver a empezar, pero esta vez con mayor exactitud cronológica". Y se pone a leer las entradas desde el final, como antes, pero de letra en letra.
El fan ideólgo, obseso y obsesivo termina de escribir su expensivo comentario (inventa un verbo que rima, como un rapero malo) y se pone con el tuenti a charlar con su rollete:
-Oye, que lo de cenar mejor lo dejamos para otro día. Hoy toca liarla con los colegas. Te guardo un poco si eso.