lunes, 8 de diciembre de 2008

Toni Díaz: Puedo Esquivar la Lluvia

Toni Díaz, un niño bizco de mi clase, me aseguró que era capaz de esquivar la lluvia; soltaba alardes de ese tipo cuando alguien se le acercaba sin ánimo de mofa. Bien pensado, esquivar la lluvia es una habilidad bastante ridícula porque implica un esfuerzo físico y mental que desborda los umbrales de la operatividad humana pero, al fin y al cabo, no es más que esquivar lluvia, una especie de pasatiempo de ninja, creo que es tomarse la lluvia demasiado en serio.

En esta solución binaria, Toni tendría que moverse de un lado a otro aprovechando los desfases, en ocasiones ínfimos, entre las gotas aunque, paradójicamente, de este modo se mojaría más que el resto de niños, al abarcar más gotas paralelas a su cuerpo, excepto la coronilla que permanecería completamente seca.




Existe otra posibilidad mucho más compleja en la que Toni se movería en un espacio esférico dislocando sus articulaciones a voluntad y de un modo divino para no ser tocado por ninguna gota, pero esa posibilidad sería incompatible con la vida.



Aún así, Toni el bizco, con su seriedad de agente secreto, articuló algo muy bello y muy poético sin darse cuenta, y ahora me he acordado de otro niño, Francisco, cuya fantasía era ser un hombre de campo irrompible, creo que por lealtad hacia sus padres. Lo recuerdo tirándose por unas escaleras y levantándose después con sangre en la palma de una mano (?).

4 comentarios:

porterodelantero dijo...

De pequeño soñé una vez que volaba: con una larguísima carrerilla, fui capaz de levantarme del suelo unos palmos y planear durante unos segundos como una gallina (No sé si a eso se le puede llamar volar).

Al despertarme, estaba bastante convencido de que podía trasladar esa habilidad al mundo de la vigilia, pero nunca lo intenté por no encontrar el momento de soledad ni el espacio suficiente. Al final se me olvidó.

A día de hoy, nada prueba que yo no tuviese la capacidad de "volar un poco" de niño, al menos durante unas semanas.

Álvaro dijo...

¡Bravo, Toni!

Hongos dijo...

Sin duda, no es compatible con la vida

bluebones dijo...

En sueños yo vuelo al menos un par de veces al año... no imagino un año sin volar ese par de veces...