jueves, 22 de octubre de 2009

Leo en Más Allá, "la misa degeneró en orgía y el periodista huyó como alma que lleva el diablo". Un periodista invitado a una misa satánica, hablo de 1902, acaba poniendo pies en polvorosa escandalizado. Lo loco es que usen precisamente la expresión huir como alma que lleva el diablo para dar fe de la velocidad a la que huyó el periodista, ¡pero si huía de lo satánico!

Aparte de esto, la expresión es bien bonita, eh.