miércoles, 21 de octubre de 2009

Uffa amigos, llevo más de una semana sin abrir la boca.

Perder los sobacos en una fiesta, que se te desprendan. Como dos coños raros en el suelo.
Siento lo que está pasando estos días, ando un poco desubicado, no os preocupéis, ya se arreglará.

2 comentarios:

fur alle falle dijo...

parecen 2 sobaos, para la merienda, asi en mitad de la fiesta, a las tantas, despues de la cola y el whisky - sobaos

El Hombre de la Pústula dijo...

Es verdad, parecen sobaos con canela, también se viene a la cabeza la idea de unas alfombrillas de baño, una para cada pie. De las que se ponen junto a la ducha para pisar cuando aún te estás secando, no sé, supongo que el hirsuto vello sobaquero también puede absorber la humedad.

Habría que curtir los sobacos, claro, limpiarles esa sangre para que no escurran, hay cosas en las que la piel humana se parece a la del plátano.