sábado, 19 de diciembre de 2009

Por una Filosofía del Juguete

Vamos con una idea fresca, sin dibujos. SON LOS MUÑECOS CRISIS, unos bebés de goma que se venden bajo el aliciente de estar un poco más vivos que el resto de los muñecos. Ese plus de vida consiste en que el bebé está programado para sufrir ataques de todo tipo: epilepsia, ataques al corazón, asfixias, derrames, en fin, situaciones de emergencia que ponen en jaque al dueño del muñeco que ha de reaccionar rápidamente para salvarle la vida. Estos estallidos se producen en cualquier momento del día y sin previo aviso. El bebé se vende junto con varios manuales de primeros auxilios, un equipo para practicar traqueotomías, una manga para lavados de estómago y un desfibrilador. El quid de la cuestión es que si fallas una sola vez el bebé muere y eso significa que se convierte en un muñeco normal, es decir, no vuelve a tener nunca más esos horribles ataques. Pasa a ser un objeto completamente inerte. Podrás seguir jugando con él pero nunca más lo verás al borde de la muerte.

El auténtico plus de vida en un muñeco sólo puede lograrse de este modo tan paradójico. Los muñecos parlantes o los que comen y cagan no son más que eternos autómatas, unos muertos en vida. Lo más cercano a la dialéctica vida-muerte en el mundo de los muñecos es un muñeco que está al borde de convertirse en muñeco. Un muñeco cuyo único rasgo vital sean unos ataques mortales recurrentes.

Muy buenas noches.

5 comentarios:

Luis R. Álvarez dijo...

¿Esta mierda, un poco?

http://www.genpets.com/index.php

Ratzinger dijo...

brutalé.

queremos ultrashowers

Gerard Armengol dijo...

Miguel, en breve recibirás un primer sobre sonoro. La cosa ya está rodando en nuestras mentes.

ahora, recibe un cordial saludo.

El Hombre de la Pústula dijo...

Me voy a pedir para reyes la parejita: Agonía y Estertor.

No, en serio: MAGNO.

vico dijo...

jajaja, muy buena esta idea

un tamagochi sin reset