jueves, 26 de marzo de 2009

Un hola con bechamel

Aquí estoy otra vez, navegando en mi pequeño cascarón en plena noche para pescar las mejores risas y llevároslas a la mesa, de hecho hoy se va a hablar de comida... comida para el alma. En mi afán por que este espacio medre he decidido diversificar contenidos e incluir material videográfico en esta entrada, se trata de la canción Sopa de Amor, compuesta para los hijos de la Durcal* a principios de los ochenta. He entrado en contacto con esta pieza más bien tarde pero esto no ha sido impedimento para considerarla de inmediato una exquisita aberración.

Sin que sirva de precedente voy a incluir la letra de una canción en este blog, lo hago porque en ella se narran mezclas de cuerpos tan violentas que merece estar hospedada en mi bitácora todo el tiempo que desee con servicio de habitaciones incluído. Me he permitido resaltar en negrita algunos binomios particularmente desafortunados así como la figura del enfado del camarero relacionada con la velocidad de ingesta del cliente.

SOPA DE AMOR

Un beso en agua de anís
bébelo sin miedo porque no cuesta dinero
la brisa besa tus pies

Oh, oh, oh…

Una mirada con helado de miel
tómala despacio que se enfada el camarero
cierra los ojos y prueba el pastel

Oh, oh, oh…

Sopa de amor, señor, sopa de amor
Sopa de amor, camarero
Sopa de amor, señor, sopa de amor
Sopa de amor, que te quiero.
¡Cómo me gusta la sopa de amor!

Un hola con bechamel
un licor de frutas con helado de ‘te quiero’
un buenos días sobre el mantel

Oh, oh, oh…

Una sonrisa dentro del consomé
tómala despacio que se enfada el cocinero
pena de amores hecha puré

Oh, oh, oh…

Sopa de amor…
sopa de amor…
¡Cómo me gusta la sopa de amor!

Y aquí un video que recoge la intervención de los interpretes en un especial del concurso Un, Dos, Tres dedicado a los niños, uno de esos especiales en que los adultos son sustituidos en bloque por niños que forman una imponente pantalla de carne que huele y transmite vahos al espectador a través de la pantalla del televisor.


Un, dos, tres, "sopa de amor"

Se puede hablar mucho sobre lo que esta canción pone en juego, aquí sólo voy a señalar algunos aspectos.
  • La idea de los niños que consumen a espaldas de sus padres, completamente solos en un lugar adulto y caro, comportándose naturalmente, como dos emperadores enanos muy crueles.
  • La idea de pedir una comida completamente absurda con plena consciencia de lo que se está haciendo, esperando ver como el camarero se derrumba ante tu cara sonriente e inescrutable. “Voy a tomar Sopa de Amor, encaja eso pobre diablo, Sopa de Amor, ¿a que no entiendes nada? Soy tu pesadilla, pero has de aprender la lección del Amor, algo infinítamente más grande que tu mollera de camarero”.
  • La idea de que cuando por fin, gracias a la lección de absurdo que le han dado esos dos enigmáticos niños, el camarero comprende que ha sido un estúpido camarero durante toda su vida, se pone a bailar como un imbécil subrayando su condición de camarero, volviéndose más camarero que nunca, asumiendo su puesto en el cosmos con alegría, “Soy un pobre camarero bobo, pero en tanto que por fin lo he entendido ahora soy feliz, soy parte de la Sopa de Amor”.
De hecho, a la luz de este último párrafo, me atrevería a decir que la letra de la canción se sitúa en una fase bastante posterior a la iluminación del camarero, en una hipotética segunda visita de los niños mesiánicos al restaurante, cuando todo el personal, camareros, cocineros, etc, ya forma parte de la logia del Amor, y se enfada si no tomas despacio la Sopa, es decir paladeándola, dándote cuenta de lo grande que es**.


*No puedo dejar de comentar que estos son los dos hijos de la cantante fallecida que han denunciado recientemente a su padre, apodado Junior, en los juzgados.

**Por algún extraño motivo, el personal una vez convertido es más consciente de dónde acecha el pecado que los propios niños que iniciaron todo y aún corren riesgo de despreciar la Sopa. Supongo que tiene que ver con que los camareros son más tontos, más parecidos a los animales que los niños, y por eso están más cerca de Dios.

6 comentarios:

Hongos dijo...

"Bébelo sin miedo porque no cuesta dinero"
¿Desde cuándo lo gratuito genera más confianza que aquello que hemos pagado? Y, ¿por qué habríamos de beber algo con miedo en un contexto absolutamente amable? Tómalo, es gratis, no te va a ocurrir nada. No has pagado por ello, así que es IMPOSIBLE que te haga daño.

Luis R. Álvarez dijo...

Me quedo con la sonrisa dentro del consomé, imagen que podría ser el punto de partida de "Un perro andaluz 2".

Me ha gustado ese cartel bien grande al inicio de la canción: "SONIDO PREGRABADO", que le da al clip un punto más de pesadilla.

Jaime Wulff dijo...

Esos niños no tienen nada de dioses, salvo que luego cuando apaguen las cámaras renazcan y se vuelvan humanos. Más bien las sonrisas pétreas y antinarutales, los ojos tan abiertos sugieren que detrás hay un adulto que les amenaza, que se están jugando una buena hostia si no intentan sonreir, igual que los camareros. La amenaza es la única posibilidad en todo esto. Al niño le brilla el pelo como si fuera de silicona.

En el minuto 1.10 salen los camareros como epilépticos onanistas y ella parece que se asusta un poco pero luego se repone.

Asusta pensar cómo será hoy todo esto en la memoria de aquellos niños que ahora supongo son adultos.

Lo bueno de esta sociedad es que el esperpento no tiene fin. no?

Miguel Noguera dijo...

Es evidente que a esos niños les han robado la infancia y la han tirado a un estercolero. Puto Junior

Patricil dijo...

- ¿Cuál es el próximo disco que vais a sacar?
- Yo creo que el mismo pero en inglés.

"LOVE SOUP"

bluebones dijo...

El cuadro de los camareros en el 1:18 ofreciéndoles a los niños ese baile obsceno... yo creo que ahí está el resumen de un trauma muy jodido...