viernes, 27 de marzo de 2009

Eso No se lo Perdono a la Ciudad

Hola, cariños (uf, hasta a mí me ha estremecido), esta noche empiezo a notar los efectos de la dieta de actualizar a diario. En la cartera llevo anotadas en un cartoncito las ideas que quiero exponer en los próximos días, algunas ya las he tachado como la de Sopa de Amor o la del señor en el palo, hoy toca “eso no se lo perdono a la ciudad”, para esta idea había pensado dibujar uno de estos ex-militares indigentes que aún visten la ropa de camuflaje y arrastran grandes sacos del ejército donde guardan sus pertenencias y van deambulando por el centro de las grandes ciudades bebiendo cerveza y hablando solos, bueno, aún no sé si lo dibujaré, pero en fin, de todos modos el asunto no es con el militar, el militar es un elemento, una pieza de algo más grande, no penséis que por titularse “eso no se lo perdono a la ciudad” la idea va a ser que me dan mucha pena los desarraigados en las grandes ciudades, a ver, centrémonos, UN SEÑOR MUY FINO, (esto lo he de poner en mayúsculas porque es la idea de hoy) AMANTE DE LOS VIAJES Y DEL BUEN VINO, VISITÓ COPENHAGEN EN UN VIAJE DE PLACER (bueno, en realidad ya ha vuelto y ha explicado el viaje a una gente también muy fina) Y NOS CONTÓ QUE TODO FUE COMO UNA SEDA, COPENHAGEN ERA MUY BONITO (y ahora todo se va a torcer) AUNQUE POR LO VISTO DURANTE LA ÚLTIMA NOCHE DE SU ESTANCIA EN ESE SITIO TAN AGRADABLE (ahora va a pasar algo muy feo) UN VAGABUNDO VESTIDO DE MILITAR QUE IBA POR LA CALLE GRITANDO BORRACHO (ya está aquí) LE METIÓ EL DEDO POR EL CULO A ESTE SEÑOR (ahora se explicará cómo, aunque no creáis que tenga mucho misterio) SÍ, SÍ, SE ACERCÓ A ÉL POR DETRÁS Y LE INSERTÓ EL DEDO EN EL ANO ATRAVESÁNDOLE EL PANTALÓN DE LINO QUE LLEVABA, (por lo visto el militar vagabundo tenía mucha fuerza) ESTO LE PASÓ EN EL CENTRO DE COPENHAGEN, AL ACABAR SU HISTORIA ESTE SEÑOR NOS DIJO LITERALMENTE “ESO NO SE LO PERDONO A LA CIUDAD” (este es el núcleo de la idea, que el señor responsabilice a Copenhagen de lo ocurrido, como si fuese Copenhagen la que le hubiera metido el dedo por el culo) Y LA VERDAD ES QUE TIENE RAZÓN, FUE UN FEO BROCHE FINAL A UNA ESTANCIA TAN CORRECTA.

6 comentarios:

Rodrigo dijo...

me encanta este nuevo ritmo

en http://tuputamulder.com/

lo estamos disfrutando como hobbits

toni dijo...

debía de tener las uñas muy largas el SEÑOR MILITAR para poder atravesar el lino del pantalón del señor tan fino.

El Hombre de la Pústula dijo...

Hay que jalear a Noguera para que siga empujando este barco, hay que abrirle el paso. Su dieta espartana, su clarividencia.

La proeza de empujar el barco tierra adentro.

El Noguera más capitán, más aguerrido, manejando a su audiencia, desarmándola con ese "cariños" inicial, entrando bien dentro y preparando allí un batido digno de titanes, cuya receta lleva apuntada en un cartoncito.

Hay que jalearle, os digo!

Hongos dijo...

Para mí es 60% Copenhagen y 40 % el militar.

Luis R. Álvarez dijo...

"Copenhagen, però què fas!"

VENGA MONJAS dijo...

Hostia, la dieta Noguishe lo ha convertido del todo en uno de esos profesores de piano que van comentando lo que significa cada ritmo, cada giro de la canción, según van tocando.

Uf, la dieta.

"(ahora ¡ui! aparece una ardilla) tlin-tin-tin kling-tin..."