jueves, 21 de mayo de 2009

Hoy No Hay Idea De

Uh, hola, esto va a ser muy corto. Hoy no hay idea. Lo importante esta vez son los dos links que voy a proponer, ya sabéis que a veces abro ventanas a otros lugares, a veces sirvo vinos de otras bodegas, ha ha ha, (el aroma del espíritu de la metáfora del vino sigue presente, el aroma del espíritu de la metáfora del vino...). Asomémonos a la primera ventana, se trata de un movimiento que quizás algunos conozcáis, la trepanación voluntaria, personas que se practican un agujerito en el cráneo, solos en sus casas, con ayuda de taladros y toallas, lo hacen para abrir su mente, darle espacio, oxígeno, aumentar el volumen de sangre en el cerebro, en fin, existe una web (la música del sitio es interesante, pequeñas fugas de líquido y sensualidad de sobremesa). También hay un documental sobre el tema del que existen fragmentos en la cuenta Trepanned. Me parece muy loco necesitar algo tan concreto y tan jodido, poner ese agujero en tu vida.

La otra ventana es el nuevo vídeo de Jonathan Millán, ese gato mojado que nos trae locos, a ese sí que le iría bien una trepanación, ha ha, fuera bromas, el video es muy bueno, es un Gran Reserva, démosle una oportunidad:

Mis padres en el espacio from jonathan millan on Vimeo.

Bueno, hoy no ha habido idea, pero ha habido itinerarios, paisajes, líneas... Rondel Oro... sssshhh, good night.

4 comentarios:

El Andariego dijo...

Me preocupa lo de la trepanación. ¿Es normal que depués de visionar el video esté barajando la idea de hacerme un agujero en el cráneo? Lo que te digo...me estoy empezando a preocupar.

Palabra de verificación: sesshou

Noyatan dijo...

El Noguishe más SEÑOR. Gracias Miguel.

El Hombre de la Pústula dijo...

Qué bien, joder, me ha gustado mucho.

Hablo como hablo. Y esa paz espacial, un cosmos gigantesco, pero no vacío.

Y la panza de la nave, la tripa de insecto. Eso, que me ha gustado mucho.

El Hombre de la Pústula dijo...

Vale, y ahora comento sobre lo de la trepanación. No lo había visto, he preferido mantenerme puro para saborear la pieza de Noyatan a un ritmo cardíaco adecuado.

La idea de aliviar la presión del cerebro no parece del todo mal, tiene que ser una sensación de lo más curioso, dejar que salga ese agüilla de la cabeza.

Pero lo de taladrarse en casa, joder, tiene que haber otra manera, no sé, especialistas, un local habilitado, una llave de paso homologada para poder cerrar y abrir el flujo.

Una llave de paso homologada, en plena nuca, impidiéndote apoyar la cabeza en la butaca del cine. Susurrando al de al lado:

-Es que soy de Trepan...