jueves, 28 de mayo de 2009

Un Huevo de Plástico

Sí, sí, hola, podéis pasar, ¿todo bien por ahí?, ¿hola?, sí, sí, ¿ahora?, nooo, sí, de acuerdo, muy bien, ¿pasáis?, vale, vale, ¿ahora?, claro, sí, ahora, buenas noches ¿qué tal?, ha ha, noooo, no, muy bien.

Hola, la verdad es que esto de actualizar cada día es una invitación a la bitácora de medianoche, un ponerse a escribir sobre la ideíta del día sin que la calidad de ésta importe, hasta ahora no ha habido grandes problemas con eso porque las ideas me parecían correctas, pero esta noche, no sé, la idea es un poco mierda, es un huevo de plástico, sí. Pero la verdad es que por otro lado estoy muy contento de poder explicar mis ideas de mierda sin que se me caigan los anillos.

Es un huevo vacío hecho de plástico transparente en el que cabe un adulto encogido como un feto, el huevo se puede abrir por la mitad y cerrarse con candados, cada mañana el Ayuntamiento de Barcelona lo saca a la Rambla e introduce un ciudadano cualquiera a la fuerza dentro del huevo y después lo hacen rodar por la Rambla hasta las dos de la tarde, en fin, le roban la mañana, Barcelona le roba la mañana a ese pobre diablo. A las 14 horas dejan salir al tipo y el huevo se guarda hasta el día siguiente. Si paseas por la Rambla cualquier mañana puedes oír el eco de los golpes del que está encerrado en el huevo e incluso puede que lo veas rodar entre la gente, pero es una visión casi irreal, en algunos casos hasta subliminal.

Por algún extraño motivo nadie en la ciudad espera, ni remotamente, que le metan en el huevo, simplemente es algo que no se tiene en mente para nada, pero cuando ocurre la persona lo vive como algo horrible y absurdo. Antes de enclaustrarte te confiscan el móvil, después cuando te lo devuelven siempre hay alguna llamada perdida o algún mensaje del tipo ¿dónde estás? o estoy en el centro, ¿un café?. Luego, los que han estado en el huevo llaman a sus familiares, muy sudados, completamente ultrajados.

-Oye, ¿dónde estabas?
-¿Sabes esa mierda del huevo de la Rambla?
-¿El qué?
-¡Sí, joder, el huevo ese de plástico del Ayuntamiento! (suelen estar muy muy enfadados)
-Ah, sí, qué
-Joder, que me han metido allí hasta las dos
-No, va, ¿dónde estabas?
-¡Joder!, en el puto huevo, ¡que es verdad, coño!
-Pero...

Tiene cierto sentido que no tengas presente el huevo de plástico. El ayuntamiento lleva sólo tres años encerrando un solo ciudadano al día, hay cientos de miles en la ciudad y bien pensado cada uno de ellos estará muy pocos días de su vida a las nueve en punto de la mañana en la Rambla, la gente tiende a pensar que suelen coger reiteradamente a determinados trabajadores y residentes de la zona, pero no es verdad, nunca hay repeticiones y siempre se produce esa sorpresa total en el ciudadano apresado; no se suele alardear precisamente de la experiencia si se ha vivido, no hay tradición oral, además, la mayoría de testigos directos son turistas de paso que no entienden nada, por lo que no es tan raro que el huevo de plástico de la Rambla parezca un sueño, una vislumbre de la duermevela, un bluf, un huevo de plástico en sí mismo.

Ha ha, al final, no ha estado tan mal lo del huevo ¿no?, al final me he animado y mira, he dignificado la idea, ahora me sonríe con su vestido nuevo, ha ha... pero, ¿qué me decís de tener un huevo de plástico?, un testículo de goma, ¿eh?, ha ha ¡esas ideas sí que son buenas!, en la mierda y en los cojones siempre está abierto, ha ha, siempre hay comida en ese refugio, ¡buenas noches, merdolinos!

5 comentarios:

El Hombre de la Pústula dijo...

Sí es verdad que está muy bien esa idea del huevo municipal, lo pensaba mientras leía, que no estaba para nada mal, pero ya se ha dado cuenta Noguera y enseña orgulloso sus anillos.

Lo del huevo de goma existe, aunque no es goma, es de silicona, te lo ponen cuando pierdes un testículo por la razón que sea, lo hacen sólo por motivos estéticos. También es verdad que tener un solo cojón hace feo, hacen falta dos para hacer la base de la pirámide genital, con un huevo nada más el conjunto es inestable.

Tiene que ser divertido apretárselo muy fuerte con la mano delante de desconocidos, este indoloro huevo de goma.

Hongos dijo...

Creo que todo el asunto del huevo es una especie de homenaje/promoción daliniana muy mal gestionada por parte del Ayuntamiento. La verdad es que la idea no pintaba muy bien pero, ¡joder!, cómo ha ido creciendo a partir de detalles, de minucias, hasta convertirse en una Señora Idea. De hecho, la incluiría en el Ultrashow. La pondría en el 11 titular.

Dude dijo...

Esto del huevo tiene cierto aire a "La Cabina" de Lopez-Vazquez, pero menos tétrico, con un rollo como más simpático. Me ha gustado.

LILLUPETI PETUNGA dijo...

También podría ser una ruptura posmoderna con la típica pregunta "¿qué vino antes?" Esa pregunta, ese comodín que alguien suelta a modo de resumen en la típica disquisición filosófica, pero que en realidad es una forma de cerrar la conversación muy elegante, una forma de mandar a callar a los comensales. Es el clásico burgués al que le está sentando mal la comida y la conversación le molesta un poco. Así que suelta el "ah sí, qué vino antes, el huevo o la gallina" pero lo suelta MASTICÁNDOLO MAL, COMO EN UN RESUELLO, porque sabe que nadie va a decir nada después, es una forma señorial de estropear el chiste, de cargarse el buen rollito. Los condeses se quedan mirando un punto fijo, un poco decepcionados, es una canasta sin duda, pero qué PUTADA, qué MALA GUASA acabar el partido así, piensan los condeses, a veces hay que jugar y ya está, a veces solo hay qué jugar piensan estos buitres.
Pues bien es ese REMATE el que nos interesa, ese timbre violento de colegio que anuncia el fin del recreo mientras el director se ríe muy MALO en su despacho.

METER A UN SER VIVÍPARO EN UN HUEVO. Ya no es posible la paradoja "qué vino antes?" Los condeses podrían devolverle el guantazo al burgués, podrían decirle: ES UN HUEVO DE PLÁSTICO. No cabe el antes. SOLO CABE EL DESPUÉS. Y el después es una MIERDA. ES UNA MIERDA. Imagino a los condeses totalmente idos, después de aguantar varios tiritos del burgués, los imagino bien LOCOS tirando los platos y gritando como energúmenos: ES UN HUEVO DE PLÁSTICO. EL DESPUÉS ES UNA MIERDA. UNA MIERDA KINDER, ¿TE ENTERAS? UNA MIERDA.

faf dijo...

brutality