jueves, 9 de abril de 2009

En la Mente del Espectador

¡Hola soldados! Sois mi pequeño Escuadrón de la Amistad ¡CORONELES! (un escuadrón de altos cargos), hoy comienzo esta entrada sentado en mi puesto de trabajo, sentado encima de él, hoy no hay mucho trabajo y puedo escribir tranquilo. Ey, no os he comentado en qué trabajo ahora, reparto pan en un carrito con pedales.


Bromas fáciles aparte, hoy voy a abordar una idea que ha estado varios días merodeando y preguntandome cuándo saldría publicada, una idea que a priori se me antoja de articulación farragosa y he de reconocer que he estado posponiendo muy a su pesar aunque quizás al final se revele como una aliada trabajadora y jovial en esta dura tarea que es repartir PANES DE CHISTE entre los lectores de mi blog, AUTÉNTICAS BARRAS DE PAN DE DIVERSIÓN (aunque el pan sea algo demasiado serio para contener las burbujitas de la risa). Se trata de uno de los protagonistas de una serie de televisión producida por un canal local, una serie sobre intrigas económicas, sagas familiares, amor, el personaje es un joven empresario compacto como una caja de cerillas que apenas tiene hombros (a ver, amigos, no me estoy refiriendo a ninguna aberración anatómica, simplemente es una persona de hombros estrechos, como lo es por ejemplo una persona con la nariz grande, no pasa nada, todo está tranquilo, no por ser esto El Blog de Miguel Noguera van a tirarse siempre piedras a los cristales).


¿Lo veis? no es ningún monstruo, todo va bien con él, no os preocupéis. La idea que presento aquí en mi blog esta noche no son los hombros enanos de este señor (por algún motivo Noguera creía que tenía que hacer aclaraciones de conferenciante) la idea es que la plantilla de guionistas de la serie propone un extraño experimento de modelado mnémico, esos asquerosos guionistas conseguidores apuestan que pueden lograr que los espectadores de la serie conserven un falso recuerdo de los hombritos de aquel joven empresario y lleguen a recordarle precisamente como un tipo de espaldas anchas (evidentemente la proeza consiste en agrandar los hombros del personaje en la mente del espectador, no materialmente, claro. Aquí nadie ha hablado de hombreras ni plastilina). Los guionistas le hicieron decir cosas ¡¡¿PERO NO TE DAS CUENTA QUÉ LLEVO EL PESO DE LA EMPRESA SOBRE MIS HOMBROS?!!, ¡POR EL AMOR DE DIOS, TODA ESTA GRAN EMPRESA SE EXTIENDE SOBRE MIS HOMBROS!. ¡¡HOMBRE!! ¡¡HOMBREEE!! ¡¡HOMBREEE!! (la verdad es que lo de hacerle decir hombre enfáticamente fue un experimento dentro del experimento, nunca estuvo claro que funcionara realmente). ¡¡CÁLLATE, ME HAN DISPARADO EN LOS HOMBROS, NECESITO PENSAR, HE DICHO QUE TE CALLES!!, en fin, le hicieron decir muchas cosas como esas durante toda la temporada y al final los guionistas obtuvieron su recompensa.

Y con esta imagen tan tierna despedimos el espacio de hoy, tengo sueño y mañana he de repartir pan. Buenas noches, qué soñéis con Freud (Noguera siempre creyó que la gente leía su blog justo antes de irse dormir, nunca llegó a distinguir el acto de actualizar de la lectura de la actualización).

3 comentarios:

Hongos dijo...

Crees bien; yo siempre lo leo antes dormir. La idea del día funciona como una especie de peluche que manoseo en mi cama.

Forjando Texas dijo...

Oye, me voy a París.
Me voy a MUSEUM.

La foto que enlazaste ayer con mi nombre me pareció muy desagradable, incluso viniendo de ti. En fin, es algo que también me meto en la maleta, con bastante pena la verdad.

Lillupeti dijo...

VALE VALE: Esto sí. Esto MUY BIEN.
Siempre he kerido llamarle Señor del CONGO. Por su bola-cara de COCOloco. Por sus labios de "rematen al árbitro" o de "cierren los ojos de ese caniche, ME ESTÁ MIRANDO". Pero ahora... Ahora tengo que darte las gracias por actualizar a diario, sigo esperando la próxima vela, el próximo puerto de NACHOS. Está abierto Nogueras, está más que abierto por fin el PÉRTULO PUSHINGUE. Tengo la GUASA a todo gasoil, a ritmo de LACA y PANTERA.

SIGUE EMPUJANDO EL BARCO, siempre que veo una de esas manos de plástico que sirven para rascarse la espalda digo "Es un concepto Noguishe. Es uno de ELLOS". Esas fantasias biónicas las guardas en el PALADAR. sí, sí.