lunes, 20 de abril de 2009

Una Buena Noticia

Hola amigos, he he, sí.
Esta actualización se titula Una Buena Noticia pero eso no quiere decir que os vaya a contar nada bueno, simplemente significa que la idea de hoy está relacionada con las buenas noticias.

Bueno, el muñequito de hoy es que exista un determinado tipo de persona que cuando reciba una buena noticia, una muy muy buena, reaccione con una carrera loca, animal, en cualquier dirección y sin mirar a los lados, que fugue sin más, de pura dicha, al infinito, sí sí, como un gato escaldado, ciego al tráfico. Evidentemente yo lo que quiero es llegar al atropello, claro, aquí se habla de una gran ciudad llena de camiones locos y una muy muy buena noticia.

-Oye Xavier, hemos ganado la Copa del Meado*
-¡¡¡Ahhhhhhhhhhhh!!!
-Pero oye, ¡Xavier! ¡párenlo!

No es un cartoon, es un fallo del cerebro, algo que cuando ocurre es muy peligroso, como cuando se escapa un caballo desbocado, y es muy probable que la cosa acabe mal. Se podría decir que, al oir la buena nueva, la persona se convierte en una especie de Zombie de la Alegría y se pone a correr recto con todas sus fuerzas. El quid de la cuestión es pensarla en serio, como una enfermedad bien triste. Ese familiar que se tira tráfico contentísimo, corriendo con tanta potencia que se disloca los hombros.

*Esto viene de una rima cantada que aprendí en el colegio: Hemos ganado, hemos ganado, hemos ganado la Copa del Meado, los que han perdido, los que han perdido, los que han perdido se la han bebido.

2 comentarios:

Hongos dijo...

Sin duda hablas de esto. Aquí hay mucha gente recibiendo buenas noticias:

http://www.youtube.com/watch?v=HsAZdU_sNlg

Eustaquio dijo...

La perra de mi hermana (la cana, su fiel mascota) murió en ciscunstancias parecidas a las que coemntas...Por lo visto cuando la llevaba de paseo por la acera de la avenida, sin correa, como habian pactado las dos, unas chiquillas le hicieron la gracieta a la perra. La gossa en este momento salió pitando de la felicidad e impactó con un auto en marcha. En fin...fue duro, pero no era mi perra.